CEAF firma convenio de colaboración con Universidad de Brasil

Con la misión de crear condiciones para la cooperación en áreas de interés común, el CEAF firmó un convenio de colaboración con la Universidad Federal de Pelotas de Brasil (UFPel).  Por medio de instancias específicas se espera desarrollar un programa de colaboración técnico, cultural, científico, académico y de extensión, priorizando el apoyo a la movilidad académica de alumnos de pregrado y postgrado, profesores e investigadores.

Esta iniciativa se concretó gracias al proyecto “Fortalecimiento de las Capacidades Científicas y Tecnológicas del Programa de Mejoramiento Genético y Líneas de Investigación del CEAF para incrementar la vinculación científica, la prestación de servicios y la visibilidad del Centro Regional (R16F20006)”, el cual fue financiado por Conicyt y dirigido por el líder investigador del área Genómica del CEAF, doctor en Ciencias, Rubén Almada, junto a la doctora Verónica Guajardo.

“Para el centro es importante establecer convenios con entidades de investigación, no sólo del país, sino que internacionales”, comenta Almada, quien visitó la casa de estudios durante el año pasado para gestar el convenio. Y destaca que “tenemos cosas en común, porque la zona de Brasil donde está la universidad, es la principal productora de carozos de ese país”.

El proyecto ya está en ejecución y, a la fecha, concretó la visita de Valmor Bianchi, investigador de la Universidad Federal de Pelotas, quien destaca los beneficios de la iniciativa.

“Creemos que juntando las fuerzas, con intercambio de recursos humanos, material vegetal y experiencias investigativas podremos caminar más rápidamente en la dirección que nos permita enfrentar los problemas comunes que ocurren tanto en Chile, como en Brasil,  en el ámbito del cultivo de frutas de hueso (carozos)”, señala.

“La expectativa es que el convenio sea duradero, pues tenemos mucho que contribuir frente a las perspectivas de los cambios climáticos, creo que será posible el intercambio de germoplasma, principalmente polen, a fin de seleccionar genotipos más adaptados a inviernos más blandos”, agrega.

Se espera que este acuerdo de cooperación se extienda, inicialmente, por cinco años.