Estudiante de Brasil finaliza con éxito su pasantía en CEAF

“Un grupo de colegas del postgrado de la Universidad Estadual de Santa Catarina, recorrió Chile el año pasado para conocer el sector frutícola del país, visitando huertos comerciales, centros de investigación y empresas exportadoras. En el marco de esa gira la doctora, Michelle Morales, ayudó en la coordinación de ella en la región y gestionó una visita al CEAF”, cuenta Lediane Bisol, estudiante de la casa de estudios brasileña, para explicar cómo se gestó su pasantía en el centro regional.

“Fui tesista del grupo de fruticultura de la UDESC durante cuatro años y vimos que hacer la práctica final de mi carrera de Agronomía en ese centro de investigación sería una gran experiencia en el área, ya que mi interés es seguir trabajando en fruticultura”, agrega.

El trabajo de Lediane consistió en realizar actividades con foco en el ensayo de evaluación de tolerancia de portainjertos de frutales de carozo a la falta de agua. Además participó en otras actividades, colaborando en varios ensayos del centro, visitas en huertos comerciales, empresas exportadoras y talleres desarrollados en el CEAF.

Consultada sobre la realidad frutícola de Brasil en relación a la de Chile, la estudiante señala que en su país “existen climas distintos de norte a sur, con variadas vegetaciones y temperaturas conforme a la región. Específicamente el Estado de Santa Catarina en la región sur, que es donde vivo, el clima es subtropical con mucha humedad, las lluvias son bien destructivas durante todo el año, el verano es más ameno y junto con el estado vizinho Rio Grande Do Sul, son donde encontramos las temperaturas más bajas del país en invierno, teniendo hasta nieve en algunos puntos de mayor altitud”, explica.

“Esa condición de temperaturas promedias y con alta humedad, predispone el desarrollo y crecimiento de hongos en las plantas, siendo necesario un mayor cuidado con el manejo y monitoreo de los huertos. Comparando con la región central de Chile, donde ocurre pocas precipitaciones en verano y las temperaturas pueden llegar hasta 36°C, y conforme pude observar, el desarrollo de enfermedades tiene incidencia menor que en Brasil debido a la alta humedad”, agrega.

Respecto al trabajo que reliza el CEAF la estudiante destaca que “trabaja direccionado en portainjertos, buscando la respuesta de cuál es el mejor portainjerto para cada situación, la combinación con las variedades compatibles, o las áreas que son indeseables para plantar. Y todos esos resultados son tomados a través de los estudios que realiza el centro y son transferidas a los productores, para que los mismos tengan la máxima eficiencia de su producción, cuidando desde la base de la planta, que muchas veces no se está dando la importancia que realmente se tiene”.

En relación a sus desafíos y proyectos futuros, Lediane comenta que “hacer la práctica en CEAF me despertó una grandes ganas de estudiar y ejercer mi linda profesión que se basa en solucionar los problemas que los productores encuentran en su día a día, acompañarlos en situaciones difíciles, apoyando y ayudando en la toma de decisiones, y mostrando la importancia que ellos tienen, que es de alimentar al mundo”.

Y dedica unas palabras a sus colegas en CEAF: “Las personas que encontré en CEAF fueron esenciales para que todo ocurriese perfecto, tenían una disposición excelente para enseñar metodologías, mis preguntas, y explicar por qué se hacían las cosas, y lo hacían de forma muy sencilla y con gran motivación. Además del trabajo, procuraban mostrarme lugares típicos y fiestas costumbrista para conocer mejor el país y su gente. Mi tutora, la doctora Michelle Morales, fue una persona maravillosa en este tiempo, trabajamos juntas y también vivimos en la misma casa, se mostraba siempre muy preocupada por mi, procurando estar atenta a mis actividades, corregirme cuando era necesario y enseñarme nuevas cosas, e intentando comprender mi español”.

“Chile fue con seguridad la mayor experiencia que he tenido en mi vida, la agricultura me trajo aquí, pero acabé teniendo un amor por el país y sus personas que nunca imaginé. Chile es un país ejemplar, con personas nacionalistas, con mucha unión entre los pueblos y manera de vivir muy simples. Quiero mucho volver aquí y conocer más del país, no solo de la agricultura, pero también los lugares lindos que posee”, concluye.